Compra Online
Descuentos y Promociones

También con Tarjeta Naranja
en Tienda Naranja

Distribuidores
en Argentina y otros Países

Recibe Reflexiones
en tu correo electrónico

 

Reflexiones en Video

Ver todos los videos

Padres e hijos

Familia | 36491 lecturas

Muchas enfermedades se producen porque nuestro sistema inmunológico no funciona muy bien.
Las defensas de nuestro organismo comienzan a decaer y nuestro cuerpo se resiente.

En ese momento cualquier virus se encontrará sin barreras y empezarán a aparecer enfermedades, desde un simple resfrío hasta un tumor incurable.

Hay factores que debilitan nuestras defensas, la mala alimentación, el desánimo, la depresión, el exceso de trabajo, el estrés y muchos motivos más. Estas cosas de una manera u otra afectan sensiblemente nuestro organismo.

Para evitar que lleguemos a situaciones extremas, debemos estar alerta y al más mínimo síntoma recurrir al médico para que tome carta en el asunto. Seguramente el doctor nos medicará para que el sistema inmunológico comience nuevamente a producir esas defensas que son elementales para nuestro organismo y de esta manera no tener que lamentarnos por posibles enfermedades que pueden llegar a ser trágicas.

Esto mismo lo podemos aplicar a una familia de nuestros tiempos.
Si los padres se ocupan de sus hijos desde que nacen y ejercen una autoridad y una enseñanza basada en el amor de Dios, con el paso del tiempo y especialmente en la adolescencia sus hijos se darán cuenta de que sus «defensas» están a un buen nivel, tanto en su mente como en su corazón.

Esas «defensas» son las que les permitirán rechazar todo tipo de virus maligno que intente contaminar y destruir su vida. Me refiero a esos virus que producen desprecio por su propia vida y la de los demás; adicción a las drogas, al alcohol, falta de sentimientos hacia sus seres queridos y muchas otras cosas.
En estos días vivimos en una sociedad muy particular donde los que parecen ser amos y señores son los niños y los adolescentes. Aunque al mismo tiempo tienen las defensas muy bajas y no saben lo que hacen.

Por otro lado nosotros los mayores no sabemos cómo actuar, qué decir, ni cómo aconsejarles y nos quedamos atónitos viendo como ellos se deslizan cuesta abajo en el camino de la autodestrucción.
Padres e hijos, lamentablemente vivimos engañados, pensando que lo malo siempre le sucede a los demás, hasta que un día, los demás, somos tú y yo.

Sería terrible que un hijo a punto de morir por las drogas o por un estúpido accidente, dijera:
–Mamá, papá, ¿Por qué nunca me avisaron, ni se ocuparon de enseñarme a vivir correctamente? traten de que a mis hermanos no les pase lo mismo.

Y tú joven, sal del círculo que destruye tu vida día a día. Si no puedes, pídele ayuda a Dios, sólo aferrándote a Él serás capaz de, poco a poco, ir rompiendo ese círculo de destrucción y muerte.

Una historia cuenta que un niño de ocho años robó un libro en la escuela. Al llegar a su casa y contárselo a su madre, ella no le dio importancia. Con el tiempo el niño se convirtió en un ladrón profesional, hasta que un día para robar, tuvo que matar a su víctima.

Esto le costó la cárcel y el castigo fue la pena de muerte. El día de la ejecución como última voluntad pidió besar a su madre.

Cuando llegó el momento, ella se acercó y él le mordió la cara y le dijo: –Si tan sólo me hubieras reprendido el día en que robé aquél libro, ahora yo no estaría aquí.

Todos necesitamos límites, especialmente cuando somos niños. Los límites no sirven para reprimir al niño, sino para darle seguridad, enseñarle valores, respeto y sobre todo para demostrarles nuestro amor.

«Dios nos ama tanto que desde el primer día nos pone los límites necesarios para que no nos destruyamos. Porque no nos engañemos, quien no nos pone límites, no nos ama»

¿Disfrutaste la lectura? ¡Compártelo con alguien más!

Regala
un Libro

Envíalo
a un Amigo

Libro
de Visitas

Elige un Tema

Busca Reflexiones